Una buena valoración diagnóstica es el mejor punto de partida para establecer un plan de acción. Mediante las pruebas estandarizadas acordes a las necesidades de cada situación podemos valorar cuáles son las dificultades, así como el grado de las mismas.

Una vez realizada la valoración diagnóstica y redactado el informe correspondiente, podemos proponer un tratamiento personalizado según las necesidades de cada uno.

  •  
  • Métodos:

    • Entrevista inicial de recogida de información y exposición de las dificultades. (Gratuita).

    • Evaluación psicopedagógica, psicológica o logopédica.

    • Entrevista de entrega de resultados y pautas de actuación.

    • Intervención (individual o grupal).